¡El whisky perfecto para una tarde de BBQ!

Si piensas que el maridaje se hace sólo con vino, te cuento que también se hace con whisky y otras bebidas. Un ejemplo es el whisky y las carnes a la BBQ que van perfectamente. Así lo explico Alexandra Rivera, experta en destilados y licores, además de embajadora de marca para la línea de whisky escocés Highland Park. “Si bien el vino es lo que tradicionalmente se asocia con el maridaje gastronómico, el mundo diverso del BBQ se presta para disfrutar de experiencias enriquecedoras con el whisky».

Alexandra nos explica que, al igual que el BBQ, el whisky cuenta con un proceso de elaboración cuyos ingredientes también hacen la diferencia en el producto final. El grano, las especies, el proceso de destilación y añejamiento la madera de las barricas… todos tienen un rol fundamental en establecer las características del whisky. 

La madera es el ingrediente compartido

Tanto el BBQ como el whisky utilizan la madera para definir su perfil de aromas y sabores que influyen en el producto final.

Highland Park utiliza barricas americanas sazonadas con jerez, lo que imparte notas acarameladas, de vainilla, coco, almendra, mientras que las barricas de roble europeo sazonadas con jerez nos aportan notas especiadas como canela, cardamomo, dátil, clavito de olor, frutas confitadas, entre otros nos comenta Alexandra Rivera. 

Es por eso que el whisky armoniza con cualquier proteína hecha al BBQ. Aunque el BBQ y Highland Park tienen la madera en su ADN, en ningún momento se impone ese elemento en el paladar.

Si no has probado incluye #HighlandPark en tu próximo BBQ y disfruta de un maridaje perfecto.  

Un poco más sobre Highland Park

Este whisky esta elaborado en una destilería al norte de Escocia llamada  Orkney. Su proceso de maduración es lento ya que las bajas temperaturas de la zona, propician un mayor equilibrio en la extracción e interacción con la madera.

Es super interesante que en Highland Park, honran el espíritu de sus antepasados vikingos, compartiendo su orgullo, integridad y feroz independencia, y destilan el whisky con los mismos estándares exigentes introducidos en 1798 por el fundador, Magnus Eunson, un descendiente de los primeros colonos vikingos.

La destilería es una de las pocas que todavía maltean manualmente su propia cebada. Para algunas de estas destilerías no deja de ser un gesto simbólico o un reclamo turístico. Highland Park maltea de forma tradicional el 20% del total de la cebada que se utiliza. Otra de las características de la destilería es la procedencia de la turba usada para el secado del grano malteado.

Highland Park 12

La maduración de doce años de este whisky se lleva a cabo en barricas de jerez, de primer uso (alrededor de un 20%), segundo y tercer uso.

Nariz: Notas florales de brezo, dulces de miel y ahumados.

Boca: Ligeras notas de turba y ahumados mezcladas con notas de brezo y miel.

Final: Persistencia media-alta, con ahumados ligeros y miel.

El whisky está disponible en bodegarpr.com. 

Comparte en las redes: